sábado, 13 de septiembre de 2008

Teoría Mundo Interno - Mundo Externo



TEORÍA DEL MUNDO INTERNO – MUNDO EXTERNO
MUNDO INTERNO según PICHÓN RIVIERE


El sujeto es un ser cognoscente de la representación, de la significación y de la acción.
Analizada desde la perspectiva dialéctica implicaba centrarnos en el estudio del interjuego e interpretación de varios pares contradictorios.
Como punto de partida la NECESIDAD tiene su opuesto en la SATISFACCIÓN, como estado subjetivo.
La satisfacción es la relación con el MUNDO EXTERNO implicando una relación con un OBJETO que es externo al sujeto.
Ese doble interjuego NECESIDAD – SATISFACCIÓN / SUJETO – CONTEXTO implica una relación a su vez que se transforma en este momento en el centro de nuestra reflexión:
Lo que se da entre el mundo externo y esa dimensión INTRASUJETO, dimensión que se constituye por INTERNALIZACIÓN.
Dimensión Psíquica según Pichon Riviere.
MUNDO INTERNO = GRUPO EXTERNO ó Ámbito Social
Es esa perspectiva dialéctica la que conduce a entender los procesos psíquicos.
Como emergiendo del INTERJUEGO entre dos formas objetivas de los REAL, dos MATERIALIZADES.
Una de esas formas objetivas de lo real que opera como condición de posibilidad de lo psíquico (psiquismo humano) es una determinada organización BIOLÓGICA (funcionamiento bio-físico-quimico). Aún cuando diferenciando de él al sistema nervioso (especialmente al cerebro). Si algo se altera o se atrofia desde lo biológico como ORGANIZACIÓN trae como consecuencia la alteración del funcionamiento psíquico.

Por nivel de educabilidad, la organización genética se entiende la CAPACIDAD DE APRENDIZAJE.
Que es el DESARROLLO DE UNA PARTICULAR CAPACIDAD ADAPTATIVA FRENTE AL MEDIO.
“Ninguna especie es comparable al hombre en su capacidad de adquirir nuevos patrones de conducta y desechar los viejos como proceso de aprendizaje”
Y el medio o vehículo más importante de expresión y realización de esa educabiliad genética es el lenguaje.
La SATISFACCIÓN está estrechamente ligada a esas modificaciones y el lenguaje alude a un ORDEN SOCIAL – otra forma de lo REAL que es la INTERRELACIÓN EN UNA DIALÉCTICA CON LA ORGANIZACIÓN BIOLÓGICA.
Da lugar a la emergencia de lo psíquico.
La otra condición de posibilidad de lo psíquico es UN ORDEN NATURAL.
Esa naturaleza la experimentamos en un CONTEXTO SOCIAL (objeto) Relaciones sociales VÍNCULOS.
El VÍNCULO = nexo entre dos sujetos que tiene como rasgo esencial LA INTERNALIZACIÓN DE LA RELACIÓN, LA VIGENCIA DEL OTRO, DEL OBJETO, DE LA RELACIÓN EN EL MUNDO INTERNO DE CADA SUJETO.
E incluimos las relaciones de producción. (Necesarias pues dan sentido de la vida ya que su sentido es la SATISFACCIÓN de las necesidades básicas.
La constitución de lo psíquico, en la configuración del MUNDO INTERNO, tiene la experiencia CON EL OTRO, con el OBJETO que en esa materialidad, REALIDAD, condición de posibilidad de los procesos psíquicos, debemos incluir LOS VÍNCULOS, LAS RELACIONES FAMILIARES.

Volviendo a las relaciones de producción, regulan el contacto del hombre con la naturaleza de la que se APROPIA, y a la que debe SOMETER, en la producción, en la satisfacción de las necesidades y con los otros hombres, QUE SE ASOCIA Y COOPERA en esa TAREA productiva, abren un NUEVO ORDEN diferente al orden animal: EL ORDEN HISTÓRICO SOCIAL, el orden HUMANO.
En la INTERIORIDAD de esas relaciones EMERGE el LENGUAJE, LA SIMBOLIZACIÓN, en la interioridad de esas relaciones EMERGE EL PSIQUISMO como RECONSTRUCCIÓN O REFLEJO DE ESE MUNDO EXTERIOR.
Plantear procesos psíquicos emergen de la RELACIÓN RECÍPROCA entre DOS formas de lo REAL, dos materialidades.
1) La organización biológica del sujeto
2) El contexto natural entretejido de relaciones sociales.

Es plantear que lo psíquico se estructura en ese sistema abierto ORGANISMO – MEDIO.
Para lo psíquico NO es material, no puede ser incluido en la categoría filosófica de materia.
Esa organización biológica, el cuerpo, el sistema nervioso, funcionaría como causa INTERNA de los procesos psíquicos y el mundo EXTERNO como condición EXTERNA.
MUNDO INTERIOR según FREUD
1° Período infantil: lo que rige para el yo hasta los 5 años aproximadamente.
El YO regula las relaciones entre el ELLO y el MUNDO EXTERNO. Asume exigencias INSTINTIVAS del ELLO para su satisfacción, recoge PERCEPCIONES del MUNDO EXTERNO las utiliza como RECUERDO.
Cuando las demandas del ELLO y el MUNDO EXTERNO son excesivas, se guía en su toma de decisiones por concejos de un PRINCIPIO DE PLACER MODIFICADO.
Luego de los 5 años, se abandona una parte del MUNDO EXTERNO en forma PARCIAL, como OBJETO y se la incorpora al YO mediante la IDENTIFICACIÓN = SE CONVIERTE EN ELEMENTO DEL MUNDO INTERIOR.

El SUPERYO es la nueva instancia psíquica que pasa a desempeñar funciones que desempeñaron los personajes del MUNDO EXTERNO – LA LEY.
Sus funciones:


  1. Observa al YO

  2. Le imparte órdenes

  3. Lo dirige

  4. Lo amenaza con castigarlo (tal como lo hicieron sus padres)

  5. Ocupa el lugar de los padres

  6. En su función de JUEZ = CONCIENCIA MORAL.

Lo notable de sus funciones es el despliegue de SEREVIDAD que los padres no sentaron precedentes. Llama a rendir cuentas al YO por sus hechos y sus pensamientos e intenciones no realizadas, que conoce perfectamente.
El SUPERYO es el heredero del COMPLEJO DE EDIPO igual queda establecido una vez eliminado dicho complejo.
La RIGIDEZ no se ajusta a modelo real. Corresponde al rechazo de la tentación del complejo de Edipo.
La religión y la filosofía lo toman desde un ente superior. Tormento de remordimientos.
Temor del niño a perder el amor, miedo sustituido por la instancia moral.

El YO resiste la tentación de hacer lo incorrecto que ofenda al SUPERYO, se eleva en su ATOCONCIENCIA y refuerza su orgullo.
La tarea del SUPERYO, es la de desempeñar entre el YO el papel del MUNDO EXTERNO por mas que se haya convertido en parte integrante del MUNDO INTERNO.
Seguirá representando para toda la vida la influencia de la época infantil igual al cuidado, la educación, dependencia con sus padres en función a:
A)Cualidades personales de sus padres
B)Tendencias y demandas del estado social
C)Disposiciones y tradiciones de la raza que proceden.

La separación del individuo de sus padres implica en el MUNDO EXTERIOR, poderío del presente. En el ELLO, las tendencias heredadas, el pasado orgánico. En el SUPERYO, pasado cultural.

Parte de las conquistas culturales tienen sedimiento en el ELLO, en el SUPERYO mucho de lo que trae consigo repercute en el ELLO.
MUNDO INTERNO según JOAN RIVIERE (relacionado con otras teorías)
MUNDO INTERNO : Un mundo de figuras formadas sobre el molde de las personas que primero amamos y odiamos en la vida, las que representan también aspectos de nosotros mismos.
La fantasías de contener dentro nuestro o otras personas, si bien profundamente inconsciente, existen.

Caracterizamos el mundo interno como una compleja ESTRUCTURA INTERACCIONAL INTRAPSÍQUICA que resulta de la inscripción y procesamiento en el sujeto de sucesivas experiencias vinculares. En esta dimensión interna, reconstrucción de las redes relacionales objetivas en las que el sujeto emerge y despliega su experiencia, se articulan el SELF y los OBJETOS INTERNOS con las características de una formación grupal.
Este grupo interno, configurado por distintos mecanismos de INTERIORIZACIÓN, tiene una historicidad que nace con la génesis del sujeto en el protovínculo y guarda huellas de sus formas más arcaicas.
El proceso de constitución de la subjetividad en el sostén y apoyo de una estructura interaccional, modelante e integradora, determinante ( vínculo-grupo ), opera desde el comienzo de la vida y se mantiene a lo largo de ella, redefiniéndose en sus formas.
Los distintos grupos de pertenencia del sujeto, en los que se desarrolla su experiencia cotidiana son, en tanto sistemas relacionales estables y normatizados, instituciones que operan como sostén del psiquismo, encuadre y escenario en el que se depositan y controlan las formas más primitivas e indiferenciadas de la personalidad, GESTADAS EN LA ORGANIZACIÓN GRUPAL ORIGINARIA.

GEROGE GERBERT MEAD se pregunta cómo es posible que el orden social esté presente en la interioridad de los sujetos, sin plantearse la cuestión del inconsciente, en psicología donde lo que vale más es lo observable, lo registrable, etc

FREUD: existencia del objeto introyectado. Una parte normal de la personalidad, y como institución mental del SUPERYO, basado en la persona del padre y representado en nuestra conciencia.

ALEXANDER: estigmatizaba virtualmente al objeto interno independiente, en el ser como algo mórbido. ( efectos curativos del análisis son debidos en partes a una reducción de la severidad del SUPERYÓ )

DOBLE RESISTENCIA:
a) incapacidad para comprenderlo.
b) rechazo emocional directo del mismo.
c) el rechazo emocional es una reacción aguda de una ansiedad muy aguda, los argumentos y las explicaciones los influyen poco.

Si es la ansiedad poco dominante, una manera de aliviarla consiste en obtener el control del fenómeno alarmante por el conocimiento y la comprensión .
El impulso a dominar los terrores de la superstición y así encontrar y hacer la vida y el mundo más seguros para nosotros mismos.
El punto de controversia, es que todos hemos tenido y todavía tenemos, en cierta forma, una relación emocional con personas que sentimos existente dentro nuestro.

Cuando esta proporción se encuentra con un intenso rechazo emocional existe claramente una asociación directa en la mente del que escucha esta idea con el peligro, como si cualquier cosa dentro de uno que no sea “uno mismo” puro y simple, fuera y debiera ser peligrosa, o patológica, incluso puede verse que reacciones menos agudas tienen similar cualidad, aun cuando los objetos internos no sean imaginados directamente peligrosos, sino vividos como desconocidos y por lo tanto alarmantes, este estado es similar al ver en un texto médico con dibujos de órganos internos y sentirse extremadamente rechazantes y en efecto alarmados a la vista de cosas que no sabíamos que estaban ahí.
Esta tendencia a temer lo desconocido desempeña su parte en nuestras dificultades para formar una idea consciente de los objetos internos que inconscientemente tienen tanta realidad para nosotros, en esta línea de sentimientos cualquier relación desconocida de este tipo con objetos internos debe ser mórbida y peligrosa.
Existe, sin embargo otra calidad de sentimientos en nosotros hacia esas figuras, sin aprensión o suspicacia sobre ellas, este otro ángulo estas figuras internas representan lo que más amamos, admiramos, y anhelamos poseer, constituyen las buenas propiedades y aspectos de nuestra vida y personalidades, el valor y el beneficio de estas figuras en nosotros es por lo común menos evidente conscientemente que sus aspectos malos, dado que en sus aspectos buenos no dan lugar a reacciones de miedo que se hagan notables.

¿CUÁL SERÍA LA FORMA ADECUADA PARA LA PUESTA DE LÍMITES?

Desde quién ejerce la función yoica: la adaptación activa a las necesidades del otro, la identificación acompañada con una discriminación que permita considerarlo como sujeto, que no lo cosifique. La tolerancia a la contradicción, a los aspectos “buenos” y “malos” de sí, del otro, de la relación. La aceptación de cierto monto de frustración y hostilidad circulando en el vínculo. La propia renuncia adulta a la ilusión de unidad, continuidad, indiferenciación.
La disponibilidad vincular apoya un proceso de personificación, y echa las bases de la constitución de una subjetividad no alienada en tanto hay un reconocimiento de sí en su necesidad, y la posibilidad de una posibilidad de una adaptación activa, génesis de lo que más tarde puede constituir una conciencia crítica, capaz del conocimiento objetivo, del descubrimiento, de una praxis desocultante y transformadora.

Según Ada Abraham si la madre aun en ese período de indiferenciación inicial ejerce su función yoica aceptando al bebé como separado de ella, si en su interacción puede devolver una imagen no excesivamente teñida de sí misma (proyectiva), le proporciona elementos para la construcción de un yo auténtico.
Si ese apoyo no se da puede surgir un FALSO SELF, que no accede al conocimiento de sus necesidades y es sólo reactivo ante los golpes del mundo.

El espejo materno puede ser ocultante o distorsionante del ser del bebé, de sus necesidades. Fallaría en ese caso la función de continencia y desciframiento, se obstaculizaría para el bebé el desciframiento de su acontecer, de sus vivencias

corporales. Aquí tendríamos ya una primera construcción de un modelo más o menos facilitador de la apropiación de la experiencia. Con mayor aprendizaje o con una primaria alineación del cuerpo y de la experiencia.

En síntesis, cuanto más abierta es la madre o sostén a la realidad del otro, mayor posibilidad de aprendizaje y reconocimiento de la realidad, y menos defensa ante el mundo por frustración. El sujeto que es desconocido en su necesidad-realidad, no sólo es alienado porque no puede apropiarse de su experiencia, no se objetiva esa necesidad en el vínculo, sino que por sufrimiento, por frustración está más defendido y evita conectarse consigo mismo por temor a tocar el dolor de una carencia esencial. Esto puede fijar y estereotipar al sujeto en la situación de disociación.
El marco referencial es el marco de ideas desde el cual nosotros nos movemos y operamos en la vida, es ver cómo los sujetos entendemos la realidad y cómo esto regula nuestras acciones, si hay un alto grado de ansiedades es difícil escucharse ya que están ligados a la autoestima, que están ligados a cómo se siente ese sujeto que está resolviendo esta determinada situación, tenemos un registro y recuerdo de la impotencia en su momento, sería de optar por cuestionar seriamente ese registro, muchas veces quedamos atados al pasado sin averiguar qué pasó!
Esta ansiedad que produce la ruptura de la cotidianidad ante la emergencia pone en marcha en el sujeto técnicas defensivas, una de ellas la NEGACIÓN , lo que se niega en lo más inmediato es el peligro mismo, en un segundo momento, producido el hecho, lo que se va a negar es el nivel de implicación propia con esa situación de crisis, y a partir de esa técnica defensiva de la negación se van a desarrollar conductas de proyección y desplazamiento y reforzadas por el pensamiento mágico, o la fantasía de control omnipotente de la situación “hago como que no pasa nada, trato de no pensar en eso, no hay que ponerse histérico”
Otro fenómeno posible y muy común ante una desestructuración tan intensa es el BLOQUEO AFECTIVO que consiste en un disociación total entre la información, entre el hecho real, y la resonancia emocional que esto produce (negación y desplazamiento) para no conectarse con lo que pasa afuera, pero sobre todo con lo que le pasa a sí mismo, o sea refugiarse en el trabajo, en las cotidianidad de las cosas, y no darle la importancia debida.
Las técnicas anteriormente dichas se las denomina patoplástica o instrumental, son utilizadas como intentos de salidas de una situación que resulta insoportable, y por lo tanto confusional. ¿y porqué se produce la confusión? Por lo nuevo, por lo desconocido, por lo inédito, por lo vertiginoso, lo masivo de esta situación que exige del sujeto, como decíamos antes, una adaptación, una desestructuración y una nueva estructuración de sus marcos de referencia previos en forma casi inmediata.
Esta situación confusional perturba, de hecho, la posibilidad de discriminar lo bueno de lo malo, lo interno de lo externo y ante la multiplicidad de estímulos desestructurantes, aparece otra dimensión mayor, con mayor riesgo surge el PANICO, como la combinatoria de miedos, dificultad de discriminación, alarma y perplejidad, quedando el sujeto ante la pérdida total de referentes previos, debido al repentino incremento elevado de las ansiedades. En las situaciones de emergencia social, la desorganización y el pánico son los enemigos internos, conducen a estallidos incontrolables y autodestructivos.
La disociación del YO, del objeto, del vínculo, la negación del peligro, de la pérdida, del perseguidor, la proyección del peligro o de la ansiedad en otros, las fantasías de control omnipotente, el estado confusional, ¿son necesariamente patológico? Porque uno podría pensar así descripto, sin embargo no es así, determina el nivel de estereotipia, de rigidización de estas técnicas, sólo si impiden la lectura de la realidad.
Podemos decir que implican una patología sólo si plantean UNA RUPTURA ENTRE EL MUNDO INTERNO Y LA REALIDAD, UNA RUPTURA ENTRE LA DIALÉCTICA ENTRE MUNDO INTERNO Y MUNDO EXTERNO.
El ordenamiento de la realidad, de la recuperación funcional de la interjuego sujeto-contexto porque por su propia estructura orgánica, corporal, el hombre sólo puede satisfacer sus necesidades vitales en relaciones cuya necesidad precede a su deseo.
E l organismo, por definición, es un organismo en situación, la necesidad emergente del proceso vital de intercambio de materia con el medio, se constituye como una tensión interna, displacentera, de carencia , esto promueve , en la búsqueda del equilibrio, un juego complejo de operaciones, que comprometen modificaciones internas, fisiológicas, somáticas y acciones sobre el mundo externo, sobre el que se vuelca y al que recorre, en la búsqueda de la fuente de la gratificación, todo el proceso de comportamiento implica aprendizaje, modificación interna y externa, dialéctica.
Desde el registro de la tensión de necesidad en adelante, ese sujeto está en permanente proceso de modificación interna y externa.
Otra modalidad que sería la representación del objeto, la evocación alucinatoria del objeto, al reaparecer la tensión de necesidad, esa dimensión intrasujeto, escenario interior, en ese proceso gradual , que tiene su génesis en la sensación, se va a constituir lo que el psicoanálisis llamará primeramente IMAGO y más tarde OBJETO ( interno ) , implica todos los elementos somáticos y emocionales en relación a la persona o a la parte de la persona evocada, o también recrea o es la inscripción en el mundo interno del objeto y del vínculo con el objeto.
Es un proceso gradual se va dando un pasaje de la sensación de registros corporales, de un reconocimiento del objeto, lo que marca un salto a la calidad en el vínculo a una posibilidad de recreación del objeto, de reconstrucción en el mundo interno de la realidad externa, y del destino de la necesidad en esa realidad externa

A partir de la práctica, de la experiencia, surge la actividad interna como imagen, representación, parcial o general, y se configura más tarde el CONCEPTO, pero a su vez esa actividad interna y sus productos transforman la acción, la experiencia del sujeto en el medio.

A partir de la experiencia de satisfacción su necesidad queda señalada por la experiencia, su actividad sensorio-motriz ya no es puro reflejo. Comienza a surgir una INTENCIONALIDAD, una DIRECCIONALIDAD: la recuperación de esa experiencia, la búsqueda de esa gratificación, que más tarde se irá complejizando como búsqueda de un objeto, de ese objeto hay representaciones parciales, rudimentarias imágenes, y luego-siempre en proceso- podrá ser buscado desde la representación y a través de la palabra.

El concepto reconstruye al objeto en su complejidad, el concepto da cuenta de los elementos y relaciones que constituyen ese objeto, sus distintos aspectos, sus interrelaciones, sus cualidades o determinaciones, por ejemplo el concepto de grupo da cuenta, reconstruye idealmente, en el pensamiento, una estructura objetiva en la que se articulan elementos diferentes, por ejemplo: individuos y sus relaciones, el concepto explícita qué es lo que determina la existencia de esa estructura: la mutua representación interna, la necesidad, objetivo, tarea común, el juego de roles, el juego de mundo interno y mundo externo. Esa complejidad sólo es expresada en el concepto, y no en la palabra y la representación. De allí que se entienda que el conocimiento es camino de progresiva profundización.

El sujeto inicia la actividad práctica, la acción direccional sobre el mundo a partir de la necesidad, en ella reside el impulso motor por el cual sel sujeto explora lo real, aquello que se le presenta, se le expone y se le opone
Todo organismo es “organismo-en-un-medio”, esa es la unidad de análisis, ya que el organismo es un sistema abierto, en un intrecambio permanente de materia con ese medio. La dinámica interna de ese organismo, la transformación de la materia en su interior y el intercambio de materia con el medio provocan una desestabilización, una desestructuración o desequilibrio que amenaza la unidad del organismo. Esa desestabilización, desequilibrio o transformación es registrada como necesidad. Ese hecho y su registro, la necesidad, promueve no sólo un movimiento interno sino una nueva forma de intercambio, de acción sobre el medio o situación, buscando una nueva estructuración, un nuevo equilibrio. Logrado éste, se registra como satisfacción.

Vemos aquí en juego varios pares contradictorios: sujeto-contexto (u organismo-medio), equilibrio-desequilibrio o equilibrio previo-nuevo equilibrio, necesidad-satisfacción.

Si tenemos en cuenta que el aprender se da desde el apremiante impulso de una necesidad vital y que EL APRENDER SIGNIFICA RECONSTRUIR EN UNA ACTIVIDAD INTERNA EL OBJETO EXTERNO, que se opone, que puede estar presente o ausente, ser gratificante o frustrante, quizás podamos comprender por qué hay una identificación entre aprender-aprehender-apropiarse del objeto de la necesidad.

Cuestionar cómo pensamos, cómo conocemos, convertir en problemático lo supuestamente obvio, toca la identidad, la moviliza, y desde allí nos confunde. Como diría ROGERS, es un tipo de investigación que amenaza al SI MISMO. ¿qué quiere decir con esto? Que todo objeto de conocimiento, toda información que implique un cambio en la percepción de sí o en la organización de sí, tiende a ser rechazado.
Analizar los procesos de pensamiento, de conocimiento, analizarnos a nosostros aprendiendo, moviliza grandes magnitudes de afecto, en primera instancia podríamos decir que impacta al narcisismo y a los vestigios infantiles de un pensamiento omnipotente al enfrentarnos con carencias o límites.
Al plantear que en la relación entre el sujeto (nosotros) y el objeto (el otro, el mundo) hay contradicciones, se ataca la fantasía omnipotente de ser-uno-con el objeto. Huella ésta de una relación primaria, mítica y omnipotente con la madre, nos enfrenta con las vicisitudes del proceso de aprehensión del objeto, moviliza lo que BION llama el odio al aprendizaje por la experiencia, ODIO QUE EMERGE DE LA Frustración.

IMAGO: prototipo inconsciente de personajes que oriente electivamente la forma en que el sujeto aprehende a los demás; se elabora a partir de las primeras relaciones intersubjetivas reales y fantaseadas con el ambiente familiar.
El concepto de imago lo debemos a JUNG ( metamorfosis y símbolos de la líbido ) 1911, que describe la imago materna, paterna , fraterna.
La imago y el complejo son conceptos afines, ambos guardan relación con el mismo campo: las relaciones del niño con su ambiente familiar y social, pero el complejo designa el efecto que ejerce sobre el sujeto el conjunto de la situación interpersonal, mientras que la imago designa la pervivencia imaginaria de alguno de los participantes en aquella situación.
CON FRECUENCIA SE DEFINE LA IMAGO COMO UNA “REPRESENTACIÓN INCONSCIENTE”; pero es necesario ver en ella, más que una imagen, un esquema imaginario adquirido, un clisé estático a través del cual el sujeto se enfrenta a otro. Por consiguiente, la imago puede objetivarse tanto en sentimientos y conductas como en imágenes. Añadamos que no debe entenderse como un reflejo de lo real, ni siquiera más o menos deformado; es por ello que LA IMAGO DE UN PADRE TERRIBLE MUY BIEN CORRESPONDE A UN PADRE REAL DÉBIL.
En 1906, el escritor suizo CARL SPITTELER (1845-1924) publicó su novela IMAGO, que obtuvo un éxito considerable en el seno de la comunidad psicoanalítica naciente, influido a la vez por el nietzscheaismo y el espiritualismo posromántico, el autor narraba la historia de un poeta (VÍCTOR ) que se inventaba una mujer imaginaria (IMAGO), conforme a sus deseos, a fin de hacerle ocupar en sus fantasmas y ensoñaciones el lugar de la burguesa muy real y muy conformista a la que él amaba con un amor desdichado.

En 1938, JACQUES LACAN asoció “ imago “ con “complejo”, el complejo comprende la estructura de una institución familiar, tomada entre la dimensión cultural que la determina y los vínculos imaginarios que la organizan. De tal modo, una jerarquía de tres niveles da forma al modelo de una interpretación del desarrollo individual, en ella se encuentran el complejo del destete, el complejo de intrusión y el complejo de EDIPO, es decir, tres posiciones en el sentido KLEINIANO, esta estructura complejo-imago prefigura lo que llegará a ser la tópica de lo real, lo imaginario y lo simbólico.

CONFIGURACIONES VINCULARES: esos primeros “otros”, afuera, marcan sin duda la originaria configuración en la experiencia vincular intersubjetiva.
En la adultez, esa organización sigue en la fuente vital de nuestros mitos individuales, pero el hecho mismo de percatamos de las diferencias entre el pasado y el presente, constituye la conciencia de nuestra propia historia y de nuestra inserción en esa primitiva configuración institucional.
El concepto de configuración, nace a semejanza del de estructura, y está ligado a diferentes posiciones filosóficas y científicas .
WHILELM WUNDT, psicólogo y médico alemán (1832-1920) se considera el creador de la psicología experimental, siendo sus métodos introspectivo y psicofísico. El crea alrededor de 1879 el Estructuralismo, que llegó a ser la escuela dominante de psicología en Alemania y EE.UU. entre 1890 y 1920, dirigida por él mismo y TICHENER.

Esta escuela basó su enfoque en el análisis introspectivo de los componentes estructurales o morfológicos de la mente para descubrir la naturaleza de las experiencias conscientes elementales como las sensaciones, las imágenes, los estados afectivos o emocionales y luego descubrir sus relaciones mutuas: su objeto de estudio eran las asociaciones entre las sensaciones y las percepciones, entre las ideas simples y las complejas.

En tales asociaciones las sensaciones vienen a constituir los elementos simples, a partir de los cuales se forman los demás, se considera por eso a las sensaciones, anteriores en el proceso perceptual.
Desde su concepción, habrá de aportar otros contenidos al concepto de configuración del vínculo entre la persona que percibe y el objeto percibido.


El punto central de su teoría es que “ no hay conciencia vacía “, El habla de la intencionalidad de la conciencia, o sea, de un objeto.Todo objeto percibido, dice, tiene “una existencia intencional”, es decir, que se produce un VINCULO YOICO con un OBJETO REAL.
Podríamos decir que toda configuración vincular, como objeto de percepción tiene una “existencia intencional donde queda implicado el que percibe” o los que perciben, tan sólo en el nivel de conciencia
.


Martín Stortoni - Op.Psicólogo Social

No hay comentarios: